A la hora de vender un piso algunos propietarios tienen cierta reticencia a hacerlo firmando un contrato de exclusividad. Creen que sin esa exclusiva tendrán acceso a mayor número de posibles compradores y que por lo tanto la venta será más rápida.

Pero los datos desmienten esa hipótesis. Se ha demostrado que las ventas realizadas mediante contrato de exclusividad se materializan de promedio en un menor tiempo de venta y además con un precio final de venta más alto que las ventas gestionadas por varias inmobiliarias.

De hecho, la venta en exclusividad a través de una inmobiliaria tiene muchas ventajas que vamos a explicar a continuación.

 

Mayor precio de venta en menor tiempo

Las dudas por parte de esos propietarios surgen debido a que probablemente no conocen en realidad en que consiste un encargo de venta en exclusiva y por tanto los beneficios que supone para ellos.

Una gestión en exclusiva no significa en la mayoría de los casos que el inmueble se venda con los solos recursos de una sola asesoría inmobiliaria. Los buenos profesionales que trabajan en exclusiva, precisamente por ello, pueden compartirlos con otros profesionales especializados y ofrecer dichos inmuebles en una gran bolsa de inmuebles compartida con otras empresas del sector que trabajan de la misma forma y con los mismos principios profesionales y éticos. Esas empresas colaboran por un fin común: dar el mejor servicio a sus clientes. Esta herramienta de gestión desarrollada inicialmente en EE.UU. se conoce como MLS y a través de ella se amplía enormemente, el abanico de posibles compradores.

Otra de las ventajas para un propietario trabajando en exclusiva con una empresa es el hecho de que de esa forma solo tiene que comunicarse con un solo profesional inmobiliario. Aquel al que ha confiado el encargo y que actúa permanentemente en su nombre defendiendo los intereses de su cliente frente a los distintos potenciales compradores sea cual sea su procedencia. No hay que competir con otras agencias a ver quién lo vende antes para llevarse la comisión, lo que puede llegar a provocar una venta precipitada que no beneficie al propietario.

En la venta en exclusividad el objetivo es vender al mejor precio posible del mercado con el fin de obtener mayor rentabilidad. Esto beneficia al propietario pero también al asesor inmobiliario. Ambos forman parte del mismo equipo trabajando en sintonía con el mismo interés, de una forma fluida y transparente lo que en definitiva se traduce en que el tiempo de venta se reduce y se aumenta el precio obtenido en la operación consiguiéndose así el objetivo.

 

La selección de potenciales clientes es más exhaustiva

¿Qué quiere decir esto?

Los agentes inmobiliarios en un contrato de exclusiva están 100% dedicados a la venta, además han hecho un estudio pormenorizado del inmueble y sus características y eligen cuidadosamente las visitas de clientes potenciales con el fin de aumentar las posibilidades de materializar la venta.

Una asesoría inmobiliaria que tiene la venta de un piso en exclusiva busca venderlo al mejor precio y por eso hace un filtro de clientes. No basta con que haya muchas personas interesadas en ver el inmueble sino que los que lo visiten sean realmente potenciales compradores, reduciendo así las visitas infructuosas y potenciando el valor de compra.

 

Mayor visibilidad del inmueble

Muchos propietarios lo desconocen pero cuando un inmueble no tiene exclusividad aparece de forma más difusa en los portales inmobiliarios más importantes con el fin de despistar a otras inmobiliarias que puedan hacer la competencia. En cambio, si el propietario trabaja en exclusiva no existe ese doble juego y todos los recursos de marketing y de promoción de la asesoría se destinan a aumentar las posibilidades de venta. En internet aparece con toda la información necesaria lo que aumenta la probabilidad de venta al mejorar su visibilidad y llegar más fácilmente al potencial comprador que precisamente está buscando un inmueble de sus características.

Así mismo se dedican todos los medios publicitarios de los que se dispone en el mercado actual para hacerlo más visible al potencial comprador. Saben que al no competir con otras inmobiliarias esa inversión repercutirá directamente en una mejora de las condiciones de venta.

 

Mayor claridad en la operación

Desde el principio el propietario sabe las condiciones por escrito así como el tiempo de exclusividad. Este tiempo varía y es flexible en función de muchos factores (oferta y demanda, zona, etc.). El que las condiciones estén recogidas en un contrato pactado entre ambas partes le da un plus de seguridad y confianza al propietario. Sobre todo si se compara con otras prácticas, que también se dan en el mercado, en las que no se adquieren compromisos y por lo tanto puede ocurrir cualquier cosa.

Eso sí, para evitar errores es fundamental en quien confiar un encargo tan importante, elegir bien y acudir a una asesoría inmobiliaria que ofrezca garantías y de la que se conozca su trayectoria profesional.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación. Para continuar navegando por nuestra web, debes aceptar su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies ACEPTO política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
1
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by